salud ojos | tu blog de salud en la web

Los ojos pican, se inflama el interior de los párpados, aparecen secreciones espesas y costras en las pestañas. La luz fuerte molesta. Éstos son algunos de los síntomas de la conjuntivitis (inflamación de las membranas superficiales del ojo) una de las enfermedades oculares más comunes. No es grave, pero tampoco debe descuidarse: las complicaciones que involucran a la cómea (querato-conjuntivitis) pueden causar serias molestias durante meses.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA CONJUNTIVITIS?

La enfermedad tiene diversos orígenes:

• Sustancias irritantes.
• Traumas.
• Alergias.
• Bacterias
• Virus.

Esta última variante es la más contagiosa porque se propaga tempranamente, antes de que el paciente perciba los síntomas; además, el adenovirus fuera del cuerpo puede llegar a estar activo durante días y transformar una toalla compartida, una piscina con amigos o la mano tendida en peligrosos instrumentos de contagio.

ASÍ ES LA PREVENCIÓN DE LA CONJUNTIVITIS

El tratamiento de la conjuntivitis en cualquiera de sus formas debe quedar en manos de un oftalmólogo, pero las personas afectadas y quienes las controlan son responsables de evitar el contagio de familiares, allegados y compañeros. Algunos de los recaudos imprescindibles son:

• No tocarse los ojos o frotarlos con los dedos.

• Lavarse las manos con frecuencia

• Lavarse las secreciones dos veces por día con algodón o papel tisú nuevos que se descartan de inmediato.

• Lavar sábanas, fundas y toallas con agua caliente y detergente.

• No maquillarse los ojos y mucho menos compartir el maquillaje.

• Preferir los anteojos a las lentes de contacto.

• No compartir utensilios cotidianos que no hayan sido escrupulosamente lavados.

• Importante: durante el curso agudo de la enfermedad los niños no deben ir a la escuela o al jardín. Sería ideal que los adultos tampoco concurrieran a sus trabajos, pero si esto se hiciera imprescindible deben extremar recursos para evitar el contacto físico directo o indirecto con sus compañeros.

NO TOCARSE LOS OJOS PARA EVITAR LA GRIPE A.

En relación con la actual pandemia de gripe A HlNl, debe recordarse
que las conjuntivas son puerta de entrada de muchas infecciones. Uno de los mecanismos típicos del contagio gripal es el frotarse los ojos sin haberse lavado antes las manos. En general no es recomendable llevar los dedos a los ojos, pero en caso de epidemia viral (como la que enfrentamos) no caer en esa compulsión provocada a menudo por picazón de origen alérgico, adquiere un valor decisivo. La alternativa correcta es lavar los ojos con abundante agua o con colirios recetados.

archivo:conjuntitis-.jpg