El retrato del “Gordito feliz” está a un paso de ser un mito urbano. Esto, porque diferentes estudios científicos han comprobado una directa relación entre la obesidad y la depresión. Un tema que cobra importancia en Chile, donde alrededor del 60% de la población adulta padece obesidad o sobrepeso, y un 10% presenta depresión.

Dado que se trata de dos patologías con una alta incidencia no sólo en nuestro país sino también a nivel mundial, el doctor Roberto Amon, psiquiatra y director del Centro de Salud Mental Golden Cross, quien es parte de la organización del III Simposio Internacional de este Centro, el cual estará dedicado a los “Avances en Medicina Psicosomática”, que se realizará el 31 de agosto en el Hotel Marriot, señala que el cuestionamiento es: ¿son dos enfermedades que afectan a un individuo por azar o se trata de una relación más compleja entre ambas?

Para explicar este fenómeno, el doctor Amon, argumenta que existen factores que pueden generar la relación. “Uno de ellos es porque la obesidad genera rechazo social, discriminación y un estereotipo negativo, por lo tanto, tiene consecuencias negativas en términos de auto imagen. Por otra parte, las personas obesas hacen dietas de manera reiterada, las que la mayor parte del tiempo, fracasan, entonces, se va integrando internamente una idea de fracaso”.

El psiquiatra manifiesta que las personas con obesidad que solicitan hacerse una cirugía bariátrica tienen altos índices de depresión. Por otra parte, los atracones de comida según algunos estudios afectan hasta el 70% de las personas con obesidad mórbida. Asimismo, el doctor Amon, asegura que en el momento en que se controla el tema de la depresión, se controla también el peso y que quienes bajan de peso, mejoran los parámetros de depresión”.

También podría interesarte  Problemas de pareja: Comunicacion y Sexualidad

Asimismo, Roberto Amon, explica que en la relación obesidad y depresión, también influyen los cambios en los estilos de vida que experimentaron las personas. “Primero, el cambio mundial de la dieta. Los alimentos hoy día son hipercalóricos, ricos en grasas y azúcares. Estamos llenos de comida rápida, las personas llenan los patios de comida. Por otra parte, el sedentarismo ha ganado terreno y ha disminuido mucho la actividad física. Las personas ya no hacen ejercicios y eso, asociado al tipo de alimentación, también puede tener un fuerte impacto en la salud”.

Loading...

El psiquiatra del Centro Golden Cross asegura que las consecuencias en los cambios de vida se reflejan en que “las principales causas de muerte hoy son las enfermedades cardiovasculares y el cáncer que ocupan cerca del 60%. Se ha estudiado una relación entre los cánceres de hígado, próstata, mama y endocrino con el sobrepeso”, sentencia el especialista.

Por otra parte, Roberto Amon, señala que está comprobado que los pacientes con obesidad tienen dos o tres veces más posibilidades de hacer una depresión que una persona con un peso normal.

En el año 2005 la Organización Mundial de la Salud, OMS, señaló que a nivel mundial existían 1600 personas mayores de 15 años con obesidad y sobrepeso. Y al menos 400 millones de personas padecían de obesidad. En el mismo año, la cantidad de menores de 5 años que sufrían obesidad alcanzaban los 20 millones en el mundo.

Según la misma entidad, se estima que el año 2015, existan 2300 millones de personas con sobrepeso y, 700 millones con obesidad.

También podría interesarte  5 mitos acerca de bajar de peso para adelgazar de forma saludable

Los Gorditos con los Gorditos
De acuerdo al estudio norteamericano titulado “La Propagación de la obesidad en una red social amplia en 32 años”, publicado en el New England Journal of Medicine en julio del 2007, se verificó que las personas que padecen sobrepeso y obesidad tienden a formar redes sociales compactas entre ellos. Lo mismo ocurre con las personas delgadas, quienes se agrupan entre ellos.

Asimismo, se constató que las posibilidades de que una persona padezca de obesidad aumentan un 57% si uno tiene un amigo con sobrepeso, un 40% si un familiar directo sufre obesidad y un 37% si quien sufre esta enfermedad es la pareja. También se evidenció que el riesgo es mayor si la persona que tiene obesidad o sobrepeso es del mismo género.

Un aspecto destacable que este mismo modelo de transmisión social no se da, por ejemplo, de la misma manera en el tabaquismo.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *