¿Qué hay que saber antes de someterse a una intervención estética? Vea las recomendaciones del doctor Eduardo Junco.

Recientemente teníamos noticia de que España está a la cabeza de los países donde más operaciones de estética se realizan. La expansión de este tipo de intervenciones se fundamenta en la importancia que se da en nuestra sociedad a la imagen. La mayoría de las operaciones de cirugía plástica son poco traumáticas, pero existen otras que sí lo son y precisan de varios retoques, que transforman no sólo la estética, sino la función de diferentes órganos, mejorando la salud y la calidad de vida.

¿Cómo se practican? No difieren en su planteamiento general de otras operaciones. Se pueden realizar en régimen ambulatorio o en régimen de ingreso hospitalario. Precisan, eso sí, de una preparación previa del paciente que incluye entre otras pruebas: un estudio general del estado de su salud, análisis de sangre, radiografías y un electrocardiograma. Los postoperatorios suelen ser prolongados y, en ocasiones, precisan de curas.

¿Qué anestesia se utiliza? Dependiendo del tipo de intervención, de la extensión o del órgano que se interviene, la anestesia puede ser local (para nevus, manchas de piel, pequeñas liposucciones, láser, etc), epidural y general para intervenciones mayores.



¿Cuáles son los posibles riesgos?
Toda intervención quirúrgica representa un riesgo para el paciente, puesto que pueden surgir imprevistos o complicaciones. En principio, es fundamental la solvencia, conocimientos y experiencia del cirujano que la practica. Por ello, debemos tener la garantía de que el facultativo ha realizado correctamente la especialidad y pertenece a la Sociedad Española de Cirugía Plástica y Reparadora.

También podría interesarte  Tips para el cuidado de la piel que toda mujer mayor de 50 años deberia saber

Otro apartado importante son los medios de que se dispone, es decir, el entorno donde se realiza la operación. Debe tratarse de un quirófano bien equipado, con medios técnicos suficientes para resolver cualquier problema e integrado, a ser posible, en un centro o clínica que disponga de recuperación, cuidados intensivos y otras especialidades.

Loading...

¿Qué complicaciones pueden presentarse? El cirujano debe explicar las posibilidades de éxito o de fracaso de determinadas intervenciones de cirugía plástica. Normalmente, las expectativas del paciente suelen ser muy elevadas, de modo que el cirujano debe moderarlas y, apoyándose en estadísticas, protocolos e imágenes (de un antes y un después) hacer ver que, a veces, existen riesgos y que no siempre se consiguen los resultados deseados. Las complicaciones del acto quirúrgico suelen ser escasas y la más frecuente en este tipo de intervenciones es la hemorragia. Las infecciones son complicaciones postquirúrgicas, generalmente debidas a falta de asepsia o a contaminación posterior de la herida.

¿Quién puede someterse a operaciones de estética? En principio, cualquier persona con buen estado de salud. Es importante recordar que estas intervenciones tienen, en general, un momento más adecuado para su realización. Cuanto más precozmente se realicen, mejor calidad de piel tendremos y los resultados serán aún mejores. Dar tiempo al desarrollo definitivo de las facciones y a la configuración corporal es importante para obtener resultados óptimos.

¿Cómo debe ser el preoperatorio? El paciente debe ser estudiado de forma completa a través de un chequeo médico. Se realizará un historial clínico exhaustivo para prevenir posibles complicaciones. Además, se realizarán análisis de sangre completos incluyendo pruebas de coagulación, radiología de tórax, electrocardiograma y cualquier dato necesario para realizar con seguridad la operación. En algunas intervenciones es necesario preparar el campo quirúrgico con antelación. El paciente debe seguir al pie de la letra todas las indicaciones e instrucciones de su cirujano y permanecer en ayunas durante, al menos, ocho horas antes de la operación.

¿Cuál es el protocolo del postoperatorio?
Tras la intervención y dependiendo del tipo que sea, el paciente puede llegar a alarmarse, debido al aspecto traumatizado de la zona operada. Un buen ejemplo de ello pueden ser la rinoplastia o la liposucción, en las cuales los hematomas producidos deforman de forma notable la región operada en un principio. Además, en muchas de estas intervenciones se dejan ‘drenajes’ para vaciar el edema y los hematomas, mientras que en otras son necesarias las curas frecuentes, la aplicación de escayolas o de vendajes compresivos. Los resultados a largo plazo son lo importante y, hasta pasar semanas o meses, no apreciaremos si la operación tuvo o no el éxito esperado. En los días inmediatos a la intervención es conveniente guardar reposo relativo, no realizar ejercicios físicos violentos y llevar una vida tranquila y ordenada.

También podría interesarte  Cirugia de reduccion de busto

Visita el foro de cirugia estetica para obtener mas informacion y respuestas a tus preguntas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *