Mitos sobre los anticonceptivos

Su uso se ha relacionado con numerosos mitos que la ciencia ha ido poco a poco derribando. A√ļn as√≠, a pesar de toda la informaci√≥n disponible, muchas mujeres siguen pensando que tomar la p√≠ldora engorda, algunas parejas piensan que el ‚Äėcoitus interruptus‚Äô es un m√©todo seguro y todav√≠a hay quien piensa que en la primera relaci√≥n sexual no hay riesgo de embarazo. Estos y otros son los mitos m√°s extendidos acerca de la anticoncepci√≥n.

La píldora aumenta el riesgo de sufrir un cáncer.

Al contrario, los anticonceptivos orales no solo no predisponen a la aparici√≥n de muchos tipos de tumores sino que la previenen. As√≠ lo refleja un estudio publicado recientemente cuyos resultados indican que la reducci√≥n de sufrir cualquier tipo de c√°ncer es del 12% entre aquellas mujeres que han tomado la p√≠ldora durante menos de ocho a√Īos. Eso s√≠, se se toma por m√°s tiempo, el riesgo crece.

Los m√©todos ‚Äútradicionales‚ÄĚ son seguros.

La marcha atr√°s o ‚Äėcoitus interruptus‚Äô, el m√©todo Ogino o el Billings no son fiables a pesar de la gran aceptaci√≥n que tienen entre algunos sectores. Una encuesta realizada por la Sociedad Espa√Īola de Contracepci√≥n revel√≥ que un 15% de las mujeres mantiene relaciones sin protecci√≥n y un 13% practica el coito interrumpido. El peligro es que el l√≠quido preseminal puede contener espermatozoides, que pueden fecundar el √≥vulo, adem√°s del riesgo de no ‚Äúparar a tiempo‚ÄĚ. En total, alrededor de un mill√≥n de espa√Īolas utiliza m√©todos de eficacia dudosa.
La píldora engorda.

A diferencia de lo que muchas mujeres creen, la p√≠ldora anticonceptiva no es la culpable de su aumento de peso. Al menos ning√ļn estudio ha logrado demostrar esta asociaci√≥n. Los compuestos m√°s modernos tienen dosis de hormonas muy bajas de forma que esto no ocurre, lo que s√≠ se puede producir es una ligera retenci√≥n de l√≠quidos.

El virus del sida es capaz de atravesar los preservativos.

Falso. Ni el VIH ni ning√ļn otro pat√≥geno conocido hasta la fecha puede pasar a trav√©s del l√°tex y transmitir una enfermedad. De hecho, los condones son el √ļnico medio eficaz para evitar el contagio del sida, el papilomavirus y otras enfermedades de transmisi√≥n sexual. Sin embargo, muchas comunidades religiosas y africanas, especialmente, se resisten a usarlo.

No debo tomar la p√≠ldora m√°s all√° de los 35 a√Īos.

Lo cierto es que se puede tomar durante toda la vida fértil. Eso sí, si fuma, tiene hipertensión, diabetes o riesgo elevado de cardiopatía es conveniente que no la tome a partir de esta edad. En estos casos, es mejor consultar con el ginecólogo.
La píldora tiene muchos efectos secundarios que perduran después de dejarla.

Desde la introducción de las nuevas píldoras, que contienen menos hormonas que los primeros preparados, los efectos secundarios se han reducido notablemente y, desde luego, desaparecen si se dejan de tomar. De hecho, la tendencia actual es producir compuestos con menor eficacia anticonceptiva pero que, como contrapartida, tengan menos efectos adversos.

En la primera relación no hay riesgo de embarazo.

Esta creencia es la culpable de muchos embarazos no deseados, sobre todo en adolescentes. Una vez que se haya producido una ovulaci√≥n una mujer se puede quedar embarazada, m√°s a√ļn, antes de la primera menstruaci√≥n tambi√©n existe esta posibilidad ya que el √≥vulo se expulsa unos d√≠as antes del sangrado.

Suprimir la menstruación es nocivo.

Los métodos hormonales (píldora, parche, implantes, inyecciones) hacen que desaparezca la regla fisiológica y lo que provocan en su lugar es un sangrado artificial pensado en su día para imitar el proceso normal y evitar así el rechazo de las usuarias.

Las p√≠ldoras tradicionales se toman durante 21 d√≠as y dejan una semana de descanso en la que se produce esa m√≠mesis. Los nuevos preparados reducen las menstruaciones a cuatro al a√Īo, ya que las pastillas se toman de forma ininterrumpida durante tres meses, o acaban con ellas al no contemplar descansos sin que se tengan datos acerca de su inseguridad.
Si tomo la píldora, no debo preocuparme por otros fármacos.

Lo cierto es que la absorci√≥n de los anticonceptivos puede interferir con la de otros medicamentos y viceversa. Si est√° tomando alg√ļn tratamiento farmacol√≥gico debe consultar con su ginec√≥logo ya que puede estar en riesgo de quedarse embarazada sin saberlo.

Fuente: elmundo.es