Uno de los tips más comunes acerca de la pérdida de peso es la importancia de tomar un buen desayuno cada mañana. A pesar de que muchas personas no aprecian los beneficios de un desayuno alto en proteínas. Explicaremos el papel del desayuno cuando se quiere adelgazar y entregaremos cinco consejos para controlar el hambre durante el día y también como hacer pequeños cambios a tu dieta diaria para disfrutar de una vida más saludable.

1. Desayuno basado en proteínas

Comer un panecillo con mantequilla al desayuno te proporcionara muchas calorías y energía, pero poca nutrición. Básicamente, lo que estás haciendo es consumir grandes cantidades de azúcar en la mañana. Probablemente te sientas hinchada y activa por un momento, luego sientes hambre, te irritas, te agotas y piensas que si no comes algo te desmayaras. ¿Qué se puede hacer entonces? Disfruta de un desayuno con proteínas. Algunos ejemplos son:

– Huevos
– Tocino o salchichas, intentando consumir las bajas en grasa y de buena calidad
– Jamón
– Queso, yogurt
– Salmon o atún

Si tienes un día ocupado, toma un buen desayuno. Podrías comer dos huevos duros con una tostada o unas rebanadas de jamón o tocino. En términos de calorías puede que estés comiendo lo mismo que antes, pero en términos nutritivos es mucho mejor. Además, las proteínas te hacen sentir satisfecha más tiempo y con menos hambre durante la mañana. SI estas acostumbrada a comer muchos carbohidratos en la mañana, al quitarlos tu cuerpo los extrañara cuando los reemplaces por proteínas. Como resultado puede que tengas necesidad de comer carbohidratos como azúcar o pan. También puede que te sientas cansada al comienzo, pero es normal porque tu cuerpo no está acostumbrado y necesita tiempo para ajustarse. La adaptación toma alrededor de dos semanas, pero a largo plazo te sentirás con más energía y menos hinchada.

También podría interesarte  Como dormir bien para bajar de peso

2. Come un puñado de frutas secas y nueces al mediodía

Si tienes ansias de azúcar come un poco de nueces o frutas. Las nueces son muy nutritivas y tienen muchos aceites esenciales. Sin embargo no debes comer demasiadas porque tienen muchas calorías. Un puñado debería ser suficiente. También come frutas.

3. Almuerza y cena saludable

Evita los sándwiches, las comidas fritas o las procesadas. Algunas sugerencias son ensaladas, carnes y menos carbohidratos como pasta, pan, patatas o arroz. Las frutas y vegetales están llenas de nutrientes, así que es importante incluirlas en tu dieta diaria tanto como sea posible. También tienen menos calorías y ayudan a bajar de peso o mantenerlo. No necesitas matarte de hambre u obsesionarte con el peso y las calorías o vigilar todo lo que comes.

Loading...

4. Haz cambios pequeños en tu dieta diaria

Estos son algunos ejemplos generales: Come una porción de pasta con mucha ensalada o vegetales en vez de solo pasta o pan. Come yogurt y frutas en vez de pastel o postre. Evita tomar bebidas azucaradas y los bocadillos durante el día. Come un gran almuerzo. Evita los azucares, los almidones y come muchas ensaladas y proteínas. Evita las grasas trans que se encuentran en las comidas fritas, algunos aceites vegetales, comidas procesadas y comidas listas.

5. Ejercítate

El ejercicio te da energía, aumenta el gasto de calorías y es bueno para la salud. Puedes caminar de ida y vuelta al trabajo en vez de usar el auto. Si no tienes mucho tiempo, haz algo durante los fines de semana como andar en bicicleta, trotar, limpiar la casa o lavar el auto. Si haces ejercicios, asegúrate de que los haces de la manera correcta para no herirte. Lo mejor es hablar con un profesional.

También podría interesarte  Presion Sanguinea Alta: Conocer Los Sintomas Puede Salvar La Vida

6. Duerme y descansa lo suficiente

Es muy importante para la salud, además algunos estudios relacionan la falta de sueño con la obesidad abdominal. Si haces ejercicios, asegúrate de tomarte unos días para descansar.

Siempre consulta a un profesional médico si es que tienes preocupaciones de salud, te aqueja algo o sufres de alguna condición médica antes de hacer cambios en tu dieta y nivel de actividad.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *