La protección se produce al consumir 5 porciones diarias de vegetales y realizar actividad física seis veces por semana.

Frutas, verduras y ejercicio han demostrado ser un importante apoyo en la reducción de la mortalidad en mujeres que han sobrevivido un cáncer de mama.

Luego de seguir a 1.490 mujeres con un promedio de edad de 50 años, investigadores del Moores Cancer Centre, de la U. de California, en San Diego, descubrieron que en aquellas que comieron al menos cinco porciones diarias de frutas y verduras, y que hacían caminatas enérgicas de media hora seis veces por semana, el riesgo de muerte se redujo en 50%.

“La clave está en hacer ambas cosas. El efecto no se vio en aquellas que cumplían sólo unocancint.jpg de los dos requisitos”, dice el doctor John Pierce, coautor del estudio.

Loading...

Pierce destaca que la reducción en el riesgo de muerte se observó indistintamente en mujeres con sobrepeso y en aquellas que no lo tenían.


Para el doctor Jorge Gallardo, presidente de la Fundación Chilena para el Desarrollo de la Oncología, este estudio confirma un hecho que ya se conocía, pero al que se da poca importancia.

Unete a nuestro grupo en Telegram y habla con las demás acerca de este y otros posts que se comparten a diario ;)

“Los oncólogos aceptan tibiamente este tipo de recomendaciones, pensando que no tendrán gran impacto. Sin embargo, es la sumatoria de muchos factores lo que finalmente va a hacer que un paciente tenga mejor pronóstico que otro”.

El experto señala que si bien los oncólogos aconsejan una dieta sana y actividad física, “no manejamos detalles como las calorías o la cantidad de vegetales que se debiera consumir. Tampoco sugerimos a una paciente que tuvo cáncer de mama hacer tanto ejercicio como el que se está viendo que es necesario”.

También podría interesarte  Monavie el jugo energizante hecho de Acai

Por eso, dice, considerar seriamente este tipo de intervención dentro del tratamiento implica avanzar hacia un abordaje multidisciplinario, que incluya a un nutricionista que haga un programa de alimentación y un kinesiólogo que elabore un plan de actividad física.

Fuente: emol.com

Categorías: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *