La osteoporosis es una condición en la que la densidad de los huesos es menor que la normal. Afecta a una de cada seis mujeres y a uno de cada ocho hombres de más 50 años y es más común en las mujeres tras la menopausia. La osteoporosis es a menudo la causa de muchas complicaciones de salud, dado que progresa de forma silenciosa sin que te des cuenta a través de los años. Solo después de años de perdida de densidad ósea comienzan a aparecer señales y síntomas, como dólar, deformidad espinal y fracturas.

El máximo de densidad ósea de una persona ocurre entre los 20 y 30 años. Los huesos alcanzan su máxima densidad y fortaleza durante ese periodo. Después de alcanzado el máximo de masa ósea, la reconstrucción de los huesos disminuye gradualmente. En las mujeres, la mayor pérdida ocurre en los años inmediatamente posteriores a la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen.

Factores de riesgo para la osteoporosis

  • Mujeres (Aunque la osteoporosis también ocurre en hombres)
  • Personas con más de 50 años de edad
  • Desbalances hormonales prolongados
  • Exceso de uso de ciertos medicamentos como los esteroides
  • Insuficiencia de calcio o vitamina D en la dieta
  • Falta de ejercicio
  • Complexión delgada
  • Individuos caucásicos
  • Historial de fracturas
  • Antecedentes de osteoporosis en la familia
  • Tabaquismo, alcoholismo y consumo de café

1. Dieta

El hueso se renueva constantemente, siempre esta rompiéndose y volviéndose a construir. Para que esto ocurra, los huesos necesitan ciertos nutrientes:

Calcio: El calcio ha demostrado ser efectivo en la construcción de masa ósea. Una nutrición óptima implica un consumo de calcio de entre 1000 a 1500 miligramos al día dependiendo de la edad, dieta, y otra condiciones de salud. El calcio se encuentra en el yogurt, vegetales verdes, productos de soya, pescados como salmón y mariscos como ostras y semillas de sésamo.

También podría interesarte  Como aumentar de peso

Como prevenir la osteoporosis

Loading...

Vitamina D: La vitamina D también es efectiva en la construcción de masa ósea. Es sintetizado en el cuerpo por la exposición al sol y también se encuentra en alimentos como yemas de huevo, hígado, peces de agua salada y bebidas fortificadas. La vitamina D ayuda en la absorción de calcio. El consumo diario de vitamina D debería ser de entre 400 a 800 IU por día.
Mas información acerca de la osteoporosis aquí.

Vitamina K: Las investigaciones en torno a la vitamina K para reducir la pérdida de masa ósea es prometedora. Hasta hace poco tiempo, la vitamina K ha sido conocida como un tratamiento para ayudar a la coagulación de la sangre. Sin embargo, los investigadores también han descubierto que la vitamina K es importante para mantener huesos sanos. La vitamina K se encuentra en vegetales de hoja verde como broccoli, coles de Bruselas, lechugas y espinacas. También existen suplementos de vitamina K pero en algunos países están sujetos a prescripción médica para la coagulación de la sangre. Debido a este rol, las personas que toman adelgazantes de sangre deben consultar con su médico antes de usar o aumentar el uso de vitamina K.

2. Ejercicio

El ejercicio con pesos es vital para la salud de los huesos. Correr, trotar, caminar, bailar y levantar pesas son todos ejercicios que ponen más peso en los huesos que otras actividades como la natación. El peso añadido a las piernas ayuda a la formación de hueso, creando un buen soporte que tiene menos posibilidades de ser fracturado. El ejercicio también disminuye el riesgo de caídas dado que mejora el balance. Debería comenzar con un plan de ejercicios simple confeccionado por un profesional.

También podría interesarte  Porque es importante consumir alimentos que contengan proteinas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *