Un consejo usual que hemos escuchado continuamente por la mayoría de los dietistas y nutricionistas en los últimos años, es que para bajar de peso es necesario beber al menos ocho vasos de agua por día. Este consejo fue dado en la premisa de que el agua ayuda a suprimir el apetito y aumenta el metabolismo del cuerpo.

Sin embargo, la mayoría de las personas suelen dudar sobre la efectividad real del agua para esto, y a muchos les resulta difícil creer que la pérdida de peso puede ser tan sencilla y “barata”.

En efecto, hay algunos estudios científicos que han mostrado interesantes patrones de consumo de alimentos con base en su composición de agua. En uno de estos estudios, pusieron a un grupo de personas a consumir dos alimentos con una alta concentración de agua como sopa o estofado, y a otro grupo a consumir los mismos alimentos preparados en un cazuela, ambos complementados con agua. A pesar de que ambos grupos tenían la misma cantidad total de agua y alimentos, aquellos que en sus alimentos había más agua en los alimentos consumieron menos calorías.

Otro estudio relacionado descubrió que comer alimentos con baja densidad de energía (es decir, alimentos que contienen mayor concentración de agua que de calorías) fue una estrategia mucho más éxitosa apara ayudar a las personas a perder peso, en lugar de limitar el tamaño de la porción. Además se observó que los alimentos con baja densidad de energía producen sensaciones de saciedad, sin la necesidad de limitar la cantidad de comida que se ingiere, reduciendo al mismo tiempo la densidad total de energía de la dieta, ayudando a la gente a perder peso.

También podría interesarte  10 Cosas que debes dejar de hacer si es que quieres adelgazar

A pesar de que los estudios de investigación anteriores no eran definitivos, sin embargo, demostró el hecho de que los alimentos con una alta concentración de agua, como sopas, guisos o ensaladas eran capaces de ayudar a personas a perder peso, proporcionando sensación de saciedad la cual ayuda a reducir el consumo de calorías.

 

De acuerdo a los primeros resultados de una investigación aleatoria controlada indicaron que el agua potable antes de cada comida es capaz de ayudar a las personas bajar de peso.

La investigación fue dirigida por Brenda Davy, Ph.D., del Virginia Tech en Blacksburg, quien anunció que los resultados del estudio demostraron “que el aumento en el consumo de agua es una estrategia eficaz para perder peso.” La Dra. Davy y su equipo descubrieron al final de su estudio de 12 semanas, que quienes bebían agua antes de las comidas tres veces al día, perdieron alrededor de 2 kilos más que las personas que llevan una dieta sin aumentar su consumo de agua.

Loading...

La Dra. Davy señaló que antes de este estudio no había ningún “estándar de oro” evidente de un ensayo clínico aleatorizado y controlado que compara la pérdida de peso entre personas a dieta que bebían agua antes de sus comidas y los que no bebían. De hecho hasta ahora, sólo había experiencias anecdóticas y algunas investigaciones anteriores que sugerían esta hipótesis.

En este estudio, que se llevó a cabo con 48 adultos de edades comprendidas entre 55 y 75 años y que fueron divididos en dos grupos diferentes, ambos comieron la misma dieta baja en calorías, pero un grupo bebió dos vasos de agua antes de que sus tres comidas todos los días durante las 12 semanas que duró el estudio, mientras que el otro grupo no lo hizo. Al final del período de 12 semanas, el grupo de personas que bebían agua antes de las comidas habían perdido alrededor de 15,5 libras, mientras que el grupo que no bebió agua perdió cerca de 11.

También podría interesarte  Consejos para bajar de peso

La Dra. Davy llegó a la conclusión de que esta capacidad “curativa del agua” puede deberse al hecho que el agua tiene cero calorías y llena el estómago dejando menos espacio para los alimentos. Por lo tanto la sensación de saciedad nos llevaría a consumir menos calorías.

Los investigadores también observaron que beber agua del grifo en lugar de los refrescos y otras bebidas endulzadas que suelen contener calorías, es mejor para nosotros en caso que queramos emplear esta estrategia para perder peso. Los aditivos en la mayoría de estas bebidas contribuyen a aumentar de peso, por lo tanto le irá mejor a las personas que hacen dieta en sus esfuerzos para perder peso por beber tanto “simple” agua como jugos de fruta o de vegetales.

Aparte de los estudios científicos anteriores, hay otros que han demostrado que, al ir de la mano las sensaciones de hambre y sed, el agua potable realmente nos puede ayudar a perder peso, si reemplazamos parte de la comida por agua. De hecho se ha observado que ésto contribuye al control del apetito y prevenir la sobrealimentación.

Sin embargo, debes tener en cuenta que la cantidad de peso que puedes perder con esta estrategia depende de la cantidad de agua que bebas (por lo tanto, asegúrate de beber suficiente), además de lo saludable que sea la dieta que llevas, y de la cantidad de ejercicio que practiques.

Por otro lado, si consumes e incluyes en tu estilo de vida por lo menos ocho vasos de 8 onzas de agua pura por día, también mantendrás tu cuerpo bien hidratado, reducir la sensación de hambre y aumentar tu metabolismo en general.

También podría interesarte  10 mitos acerca de bajar de peso que harán perder el tiempo

Por Diana García. Lcda. en nutrición y dietética. Vivir una vida saludable involucra tener el un buen balance entre nutrición y actividad física. En mi sitio web podrás encontrar más sobre nutrición, dietas y cómo bajar de peso


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *