Adelgazar con batidos | tu blog de salud en la web

Los batidos o barritas, enriquecidos con fibra, Omega- 3 o bífidus, cuentan con una legión de adictas. Aportan unas 350 calorías por ración y los nutrientes esenciales que el organismo necesita para que no se resienta la salud. Pero ¿son realmente eficaces?

En principio, lo son. Pero hay que matizar. Si decides sustituir las tres comidas diarias por barritas o batidos, habrás tomado, a lo largo del día, unas 1.000 calorías, que son las que se recomiendan en las dietas hipocalóricas. El problema es que en cuanto se abandonan, recuperar los kilos perdidos es muy fácil, pues en absoluto hemos cambiado nuestros hábitos alimenticios, simplemente los hemos «reprimido». En el caso de que sólo sustituyas una de las comidas principales por los sobres hipocalóricos también puedes adelgazar a largo plazo, siempre y cuando el resto de comidas diarias sean equilibradas. Entonces ¿cuándo sí y cuándo no?…

Cuando consumor batidos adelgazantes:

— Tengas que hacer una comida rápida y tu segunda opción sea una hamburguesa con refresco de cola y helado o un trozo de pizza con una cerveza.

— Como tratamiento de choque, pues la rápida pérdida de peso que se produce con los batidos y las barritas anima a seguir realizando una dieta.

— Te entre un hambre repentino e injustificado. Siempre será mejor una barrita dietética que una bolsa de patatas fritas o un donuts de chocolate.

— Quieras mantener tu peso y te hayas excedido en una comida. En este caso, lo mejor es compensar la siguiente con batidos o barritas.

— Aunque llevas una alimentación equilibrada te has dado un homenaje de fin de semana. En este caso, hacer dos días completos de dieta hipocalórica te ayudará a mantener tu peso.

Cuando no consumir batidos adelgazantes:

—Tengas un sobrepeso acusado, por encima de los cinco kilos. En estos casos, lo mejor es realizar una dieta controlada por un endocrino y renunciar a adelgazar por tu cuenta.

— Lleves tomándolos como sustitutos de las tres comidas principales más de una semana, pues las dietas a base de proteínas no deben prolongarse durante más tiempo.

— Lleves tomándolos durante un tiempo prolongado, aunque sólo sea para sustituir una de las tres comidas principales, pues este tipo de dieta tan poco variada cansa enseguida y te hará recaer en tus viejos hábitos alimenticios con más pasión que antes.

— Te acostumbres a tomarlos como sustitutos de las tres comidas principales. Tu organismo necesita recibir alimentos naturales-frutas y verduras- y volver a comer de manera habitual.