Seguir un estilo de vida saludable, que incluya ejercicio regular y una dieta balanceada, es una buena manera de reducir el riesgo de enfermedades coronarias.

Existen tres tipos de grasas con distintas estructuras químicas que tienen efectos variados en nuestros niveles de colesterol en la sangre.


1. Grasas saturadas

Se encuentran en: bistec, cordero, cerdo, margarinas corrientes, crema, aceite de coco y de palma.
Efecto en el nivel de colesterol: Aumentan el nivel de colesterol.


2. Grasas mono-insaturadas

Se encuentran en: aceite de oliva, aguacate, nueces, almendras, maní.
Efecto en el nivel de colesterol: son casi tan efectivas como las grasas poli-insaturadas al momento de hacer descender el nivel de colesterol en la sangre.

 

3. Grasas poli-insaturadas

Se encuentran en: aceite de girasol, pescados grasos.
Efectos en el nivel de colesterol: disminuye el nivel de colesterol en la sangre.

 

Grasas visibles e invisibles

Comidas con grasa visible: es básicamente la grasa que se puede observar a simple vista, como el aceite, mantequilla, margarina, piel de pollo y la grasa de las carnes.

Comidas con grasa invisible: mucho más difícil de reconocer. Este tipo de grasa tiende a ser saturada y a menudo representan más de la mitad del consumo de grasa de una persona. Generalmente se encuentra en la leche, crema, queso, pasteles, galletas, snacks y comidas rápidas.

Las siguientes directrices se recomiendan para reducir las enfermedades coronarias:

Loading...

1. Consume menos grasa, en especial grasa saturada. El total del consumo de grasa no debe exceder al 30% del consumo de energía diario.

2. Sustituye las grasas saturadas por grasas poli y mono insaturadas. El consumo de grasa saturada se debe reducir al 10% o menos del consumo diario, y se debe aumentar el consumo de grasas poli-insaturadas a un máximo del 10%.

3. Limitar el consumo de alimentos altos en colesterol.
El consumo de colesterol diario se debe limitar a 300 mg por día.

4. Come más carbohidratos complejos, en especial aquellos ricos en fibra.
El consumo diario de fibra debe ser de 20 a 30 g, en la forma de alimentos frescos y sin refinar.

5. Controla tu peso.
Se debe mantener un peso ideal a través del ejercicio regular y el control de lo que se consume.

6. Utiliza menos sal.
El consumo diario de sal se debe limitar a 5 g por día.

7. Bebe alcohol con moderación.
El máximo diario debe ser de 2 a 3 copas.

También podría interesarte  Cuidado De Manos: Uñas Sanas Y Largas

Categorías: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *