Ideas para perder peso que debes ignorar

Adelgazar, y más si es que se trata de grasa, es importante para las personas con sobrepeso, en términos de índice de masa muscular y circunferencia de cadera. También es importante para los deportistas, fisicoculturistas y cualquier persona que quiera reducir unos cuantos kilos.

Con la baja de peso pareciera que cada uno tuviera un punto de vista, pero la mayorías de las estrategias son inútiles e insignificantes.

Lo básico que necesitas saber para bajar de peso

Cuando se quiere adelgazar, lo que funciona es quemar más calorías mediante actividad física que las que consumes en la comida. Es decir, un exceso de energía utilizada en comparación a la consumida. Si dudas acerca de esto, considera lo que les pasa a las personas que hacen huelga de hambre o quienes se han perdido en el mar o en la selva por semanas o meses sin la comida suficiente. Eventualmente el cuerpo usa todas las formas de energía almacenada, incluyendo los músculos, para mantenerse durante la mayor cantidad de tiempo posible.

Pero durante la pérdida de peso, intencional o no, el cuerpo intenta prevenir que esto ocurra. Se trata de un mecanismo de supervivencia desarrollado a través de millones de años de evolución. Bajando las tasas de quema de energía en respuesta a las pocas calorías consumidas. El cuerpo humano hace cambios en todas las formas para ajustarse a las circunstancias cambiantes. Esto se llama “homeostasis”.

Existen variaciones en cuanto peso puede bajar una persona en respuesta a la dieta y ejercicio, pero al final, cambiar el balance de energía es lo único que importa. Aproximaciones triviales como beber té verde, beber café o tomar suplementos herbales, etc. pueden tener efectos muy pequeños en la quema de grasa que pueden ser fácilmente negados por el cuerpo ajustándose a esa situacion alterando el metabolismo. El déficit consistente entre la energía consumida y la gastada durante meses es en lo que debes concentrarte.

Estos son diez mitos que solo te harán perder el tiempo

1. Comer de acuerdo a tu tipo metabólico

El origen de esta idea en el negocio de las dietas moderno puede ser encontrado en la “dieta del tipo metabólico”. La idea data de los setenta y quizás incluso antes de eso.

La premisa es que todos tenemos un tipo metabólico. Un metabolismo individual que puede ser manipulado mediante las elecciones de dieta. De acuerdo a esto, caemos en tres tipos metabólicos. ¿Y cómo conoces tu tipo metabólico? Generalmente, quienes practican las dietas del tipo metabólico te hacen varias preguntas acerca de la forma de tu cuerpo, elecciones de alimentación, niveles de energía y muchas otras cosas. Algunos incluso piden exámenes de sangre u orina.

También podría interesarte  14 Tips para comenzar a hacer ejercicios y no renunciar

Sin duda, en algún momento se te ofrecerá un test genético que se supone identificara la mejor nutrición y hábitos en base a tus genes, lo que, presumiblemente, crea tu tipo metabólico.

No existe evidencia de que los tipos metabólicos son válidos para manejar el peso o la cantidad de ejercicio. Nuestros genes pueden influenciar cómo funcionan nuestros cuerpos, pero los genes no son infalibles en la determinación de la función física. Los genes interactúan con el medio, en este caso con la comida y la actividad física. La idea de que tenemos un tipo de metabolismo que reacciona rígidamente a la dieta de alguna manera debido a un componente genético es falsa, o al menos, parcialmente cierta.

comidas que hacen bajar de peso

2. No consumas carbohidratos porque se transforman en grasa

Este es un mito persistente con énfasis equivocado que se deriva del movimiento de quienes abogan por dietas bajas en carbohidratos. Primero, algunos carbohidratos pueden ser convertidos en grasa y almacenados, pero esto solo es significativo si comes de más. La fructosa en el jarabe de maíz y en la caña de azúcar es más posible que lo haga que la glucosa en los almidones provenientes de los granos.

Segundo, aun si algunos carbohidratos se transformen en grasa, no significa que se almacenaran en tus caderas, abdomen, brazos y trasero y será imposible sacarlos de ahí. La mayoría puede ser quemado de la misma forma en que quemas la grasa de la dieta que es consumida y almacenada. Lo que importa es la cantidad total de calorías que consumes y la que gastas.

3. Consume alimentos que aceleren el metabolismo o disminuyan el apetito

Aunque es verdad que algunas sustancias químicas aceleran el metabolismo y hacen gastar más calorías, lo que ayuda a bajar de peso, esas sustancias son poderosas y pocos elementos naturales tienen ese tipo de efecto, y si lo tienen, pueden no ser seguros para el consumo.

Otros derivados de plantas que se dicen son efectivos para bajar de peso son la cafeína, la caspicia, él te verde, la Hoodia y muchas otras más vendidas como remedios naturales. Algunos, como la Hoodia, se suponen son supresores del apetito.

También podría interesarte  Correr para bajar de peso
Loading...

El mayor problema con estas soluciones para bajar de peso es que no son soluciones. Algunos pueden entregar un pequeño beneficio, pero la mayoría solo te cuestan dinero y te distraen del juego principal, que es mantener un plan de alimentación y ejercicios adecuados a largo plazo. No hay nada malo en consumir café, chiles y té verde como parte de una dieta normal. Gastar demasiado en suplementos o hierbas exóticas para esto solo te va a desilusionar.

4. Los alimentos con calorías negativas pueden ayudarte a bajar de peso

Esto es para los más ilusos. La idea de que algunos alimentos necesitan más energía para ser digeridos de las que entregan no se debe creer, especialmente cuando la lista de esos alimentos incluye frutas que entregan muchas calorías en forma de azucares naturales.

Si comes vegetales de hoja verde y frutas, probablemente bajes de peso, pero es porque reduces tu consumo total de calorías de manera sustantiva.

5. La grasa localizada se puede reducir

No se puede. La reducción localizada significa enfocar una parte particular del cuerpo para quitarle la grasa, por ejemplo, hacer abdominales para eliminar la grasa de la zona abdominal. Lo que se siente al hacer abdominales es contracción muscular y fatiga. El esfuerzo (gasto de energía) para crear esto es distribuido por todo el cuerpo por el aumento del ritmo cardiaco, distribución sanguínea y actividad pulmonar.

6. Debes hacer ejercicios de intensidad baja a moderada para quemar grasa

Los ejercicios de baja intensidad queman más grasa que glucosa (azúcar en la sangre) como porcentaje de la energía total, y los ejercicios de alta intensidad queman más glucosa que grasa. Aun así, la energía total gastada por un periodo de tiempo dado es más importante, porque puedes quemar grasa a alta intensidad, aun si el porcentaje total sea pequeño.

Además, cuando quemas glucosa haciendo ejercicio de alta intensidad, como corriendo rápido o levantando pesas, vacías tú sangre, hígado y músculos de glucosa, lo que estimula la quema de grasa cuando no estás haciendo ejercicio.

7. Las dietas bajas en carbohidratos tienen una ventaja metabólica

Teóricamente, las dietas con más proteínas deberían tener una ventaja, porque las proteínas hacen que te sientas satisfecho, y necesitan más energía para ser digeridas. Esto es un modesto avance, aunque insignificante a largo plazo.

También podría interesarte  Beber agua ayuda a la perdida de peso

Las dietas bajas en carbohidratos pueden realmente ser más efectivas para algunas personas en el corto plazo, pero será por la restricción de calorías impuesta en vez de entregar alguna ventaja especial en términos de quema de grasa.

8. Comen muchas pequeñas comidas en vez de tres grandes

Muchas comidas pequeñas, en oposición a tres comidas principales, se supone que ayudan a la pérdida de peso haciéndote sentir más satisfecho durante más tiempo. En términos técnico, se supone que evita que baje la glucosa, lo que te hace sentir hambre.

Como muchos de los mitos acerca de la perdida de grasa, hay una gran aceptación de esta premisa en muchas partes, y es especialmente apoyado por aquellos que practican el fisicoculturismo. El problema es que no evidencia sustancial que apoye esto.

Ejercicios para bajar de peso

9. El ejercicio con pesas es mejor que el ejercicio cardiovascular para bajar de peso

La actividad fuerte quemara más energía que la intensidad moderada durante y luego del ejercicio. El ejercicio cardiovascular de alta intensidad quema más calorías que el ejercicio con pesas de intensidad baja o moderada. En realidad, el cardo en general quema más calorías por unidad de tiempo porque es una actividad constante, mientras que las pesas son intermitentes, aunque sea de mayor intensidad durante periodos de tiempo cortos.

La mejor estrategia es hacer ejercicio cardiovascular y con pesas.

10. Se puede quemar más grasa haciendo ejercicio con el estómago vacío

Probablemente se pueda quemar más grasa de esta forma porque la grasa es el combustible preferido cuando la glucosa esta baja después de no haber comido durante un buen tiempo. Después de hacer ejercicio llegaras a casas y comerás una gran comida para llenarte de combustible, y quemaras menos grasa, porque se restablecerá la glucosa en la sangre y el hígado. En el transcurso de 24 horas tendrás periodos de quema de grasa y glucosa en diferentes proporciones porque se balancea.

La glucosa en la sangre esta baja cuando tienes el estómago vacío, por ejemplo en la mañana, pero aun necesitas glucosa al ejercitarte. Si no comes, te arriesgas a que el musculo sea convertido en glucosa para mantener el nivel mínimo en la sangre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *