Piel suave, tersa y brillante gracias a la limpieza con aceites

El método de la limpieza con aceites está ganando popularidad gracias a sus maravillosos beneficios para todos los tipos de piel. La industria del cuidado de la piel siempre ha aconsejado a las personas con piel grasa que utilicen productos libres de aceite pero el hecho es que el tipo adecuado de aceite puede obrar maravillas en tu piel, ya sea piel madura, seca o grasa.

Que es el método de limpieza con aceites y cuales son sus beneficios

El método está basado en la teoría del que el aceite disuelve el aceite. Este método ayuda a disolver aceites y quitar toxinas e impurezas de la piel. Las personas tienen miedo de utilizar aceites en sus rostros pensando que el aceite causa acné, lo que es completamente falso. El acné es causado por desordenes hormonales, limpieza inadecuada, suciedad, polvo y bacterias.

Piel radiante suave y tersaDe hecho, este método es muy beneficioso para la gente con piel grasa o propensa al acné. Pero debes ser cuidadosa al seleccionar los aceites que funcionen en tu piel. Puede llevarte un tiempo acostumbrarte a este método porque encontrar el aceite y la proporción adecuados necesita un poco de prueba y error pero es seguro que funcionará.

Tu piel se verá radiante y se sentirá suave y tersa si lo haces regularmente.

¿Cómo se hace?

Necesitas:

  • Agua caliente
  • La mezcla de aceite que sea acorde a tu piel
  • Toallas

Toma un poco de aceite, ponlo en la palma de la mano y frótala con la otra mano para que el aceite se entibie un poco y aplícalo en tu rostro. Masajea por unos 5 minutos para que disuelva los puntos negros y otras impurezas.
Humedece la toalla en el agua caliente, porque el agua tibia abre los poros y permite que las impurezas y toxinas desaparezcan. Pon la toalla húmeda sobre tu rostro asegurándote de que no está  muy caliente, no te quemes el rostro, y déjala hasta que se enfríe. Luego limpia tu cara con movimientos suaves con la toalla y repite el proceso unas dos o tres veces. Debes ser muy suave con tu piel, no la frotes con fuerza. Tu piel no se sentirá grasosa porque la toalla remueve el aceite, de hecho puede que sientas tu piel un poco seca. Si es así, aplica un poco de aceite de jojoba o aceite de oliva. No es necesario enjuagar.

¿Qué aceite usar?

Esta es la parte más importante porque una selección errónea del aceite puede tener efectos adversos. Selecciona el aceite de acuerdo a tu tipo de piel y experimenta con las proporciones.

  • Piel normal: Aceite de oliva extra virgen y aceite de jojoba.
  • Piel seca o deshidratada: Aceite de coco extra virgen y aceite de oliva extra virgen o aceite de castor.
  • Piel grasa o con tendencia al acné: aceite de jojoba o de uva o aceite de semillas de sandía.
  • Piel sensible: aceite de semilla de apricot o aceite de jojoba.

Puedes usar incluso aceite de semillas de lino, aceite de semillas de girasol o de avellana.

La proporción depende de cada individuo así que experimenta con 50/50 y verifica si funciona, si no es así, prueba 75/25 o 60/40, intenta hasta encontrar el mejor para tu piel.

Importante: si tienes piel muy sensible, no pongas la toalla caliente en tu cara o se pondrá roja, asegúrate de que puedes soportar el calor.



Articulos Relacionados

Deja un comentario

Los comentarios deben esperar a ser aprobados antes de ser publicados. Espera antes de volver a comentar.

Por favor cuida la ortografía.